miércoles, 29 de febrero de 2012

Apuntes.

Los demás dirán que no, pero yo sé que todos los días estás conmigo. Aquí, a mi lado, cogiéndome de la mano. Aquí, conmigo, con abrazos invisibles. Y qué cosas, qué curioso, esto no me lo preguntan en ningún examen, no está en ningún folio de apuntes, pero lo sé, estoy totalmente segura: te quiero y me quieres. Por eso estás todos los días, cada segundo, aquí conmigo, y yo allí, contigo.

miércoles, 22 de febrero de 2012

I sang. I've sung. I sing. I'll sing.

Como siempre, igual de genial. Ya se ven, se dejan sentir, los nervios. No es el giro de trescientos sesenta grados, pero me hace sentir igual de bien. Además, me recuerda a ti... Como toDO, en realidad. Porque es imposible no REcordar continuamente cada vez que nos hemos dicho "te quiero", cada vez que nos hemos perdido MIrándonos a los ojos. Es imposible no darse cuenta de cómo contigo es más FÁcil sentir el SOL, sentir LA luna. Sentir como SI no hubiese nadie más, nada más. Y cantar me recuerda todo eso. Tal vez por eso cantar sea tan increíblemente genial. Tan increíblemente genial como tú.

lunes, 20 de febrero de 2012

A.

Pues nada... Hay cosas que parece que duran lo mismo que un Twix. Te lo terminas y no queda nada. Como una ciudad que desaparece por la ventanilla de un autobús, como los recuerdos que dejas en tierra antes de subirte a un avión. Como los abrazos en grupo que terminan cuando los cuerpos se separan. Gracias por hacer que me llevase en el corazón la ciudad que desaparecía por la ventanilla de un autobús, por hacer que subiese a un avión de vuelta cargada de recuerdos. Gracias por llenar los abrazos en grupo.
Que sepas que te echamos de menos. Que cuando dijimos "hasta siempre", nos referíamos a un siempre más literal, más de verdad. Supongo que tenías razón con eso de que la gente era muy dada a decir "nos veremos pronto" pero que luego en realidad... 

Creo que me he extendido demasiado... Los Twix no duran tanto.
Hasta siempre. Pero de verdad. Un siempre que dura muchos, muchos Twix.

viernes, 17 de febrero de 2012

Dos.

Dos personas. Dos abrazos. Dos caricias. Dos sonrisas. Dos manos que se tocan. Dos palabras de un "te quiero". Dos "te quiero" simultáneos. Dos pares de ojos. Dos sonrisas. Dos suspiros. Dos pares de ojos que se cierran. Dos pares de labios que se besan. Dos estómagos que hormiguean. Dos personas que se abrazan fuerte (otra vez). Dos "te adoro".
Si te quiero es porque sos
mi amor, mi cómplice y todo
y en la calle, codo a codo
somos mucho más que dos.
(Te quiero - Mario Benedetti)

miércoles, 15 de febrero de 2012

Beautiful difference

Antes y después. Cuántos antes y cuántos después. Cada uno es mejor que el anterior, cada vez es más increíble. La idea es viajar un momento a ese momento en el que nada de lo de ahora existía. Me encanta comparar mi yo de hace un año con mi yo de ahora. El yo de ahora es feliz, increíblemente feliz, el otro... se dedicaba a sobrevivir y mendigar felicidad a escondidas. Por eso me encanta la diferencia entre ambos. Y la diferencia eres tú. La diferencia somos nosotros. Yo contigo, tú conmigo.

martes, 14 de febrero de 2012

Valentine's.

¿Te acuerdas, hace apenas un año? ¿Te acuerdas de tu "feliz día de los idiotas"? Vuelve otra vez. Pero esta vez eres idiota, o ese tipo de idiota al que hace 365 días tenías tanta envidia. Hoy no, ya no. Hoy no podrías tenerle envidia a nada ni a nadie, porque eres la persona más afortunada del mundo. Y lo feliz que te puede hace el roce de tus manos sobre el papel con trazos de tinta negra. Esos trazos, y esa tinta negra. Ya no sabes la de veces que has podido besarle hoy... aunque haya sido sólo mentalmente, aunque hayan sido recuerdos. Dulce, muy dulce, qué dulce. Todo el dulce. Voces dulces, recuerdos dulces, palabras dulces, días dulces.
Feliz día de los idiotas. Pero más feliz que idiota. :)
PD: que sepas que sí, hoy te quiero mucho muchísimo más que ayer. Pero mañana te querré mucho muchísimo más que hoy.

lunes, 13 de febrero de 2012

Ratitos.

Esos ratitos cada día. Esos ratitos de espera. De "por favor que llegue ya". Esos minutos en los que me muero de ganas de hablar contigo, de contarte todo y nada, porque no hay nada verdaderamente importante que contar. Pero si ves que no hay conversación, suelta un "te quiero". Es un ratito de espera al día. Y son los ratitos de espera los que hacen que lo que tanto esperas sea tan genial, aunque sea también otro ratito, sólo un ratito. Nuestro ratito.

-¿No nos hemos adueñado de muchas cosas? Parece que todo es nuestro...
-No... son nuestras canciones, aunque las escuchen miles de personas, son nuestros "te quiero", aunque tantas y tantas parejas se lo digan todos los días,  nuestros sitios, aunque los pisen muchísima gente, son nuestras tonterías, somos tú y yo, y tú y yo somos nuestros. Yo tuya y tú mío.
-Y así siempre, el resto de la eternidad. De NUESTRA eternidad.

domingo, 12 de febrero de 2012

Aires

-Es que... no se me quitan las ganas de besarte.
-Quítatelas tú. Bésame.
-Ni así se irían. Incluso al besarte, siguen. No se van nunca. Y no puedo besarte eternamente...
-Puedes.
-No podríamos. Nos acabaríamos quedando sin aire.
-Nos respiraríamos mutuamente. Es bonito, ¿no?
-Es precioso. Creo que tienes razón, que podría respirar tu aire siempre, siempre.
-Es nuestro aire.
-Son nuestros besos.
-Es nuestra eternidad.
-Te quiero.

martes, 7 de febrero de 2012

Medias frutas.

Creo que la gente está obsesionada con las medias naranjas. ¿Por qué, si están ácidas, si saltan a los ojos escuecen? Si tengo que elegir, me quedo con las fresas, aunque conserven un poquito de esa acidez. También tienen ese color rojo. Rojo pasión. Rojo labios que quieren dar besos. Rojo labios que quieren DarTE besos. O también podría buscar una "media pera", o una "media manzana". Una mitad, en cualquier parte. Lo de las naranjas está demasiado visto ya. No creo que pase nada por buscar otras medias frutas del frutero. O si quieres, hazte una macedonia. Yo tengo mi media fresa, media pera y media manzana. Y son todas la misma. Mi otra mitad. Una mitad bonita. Una mitad de besos rojo pasión. Te quiero, mitad.

lunes, 6 de febrero de 2012

Amor.

Amor. Amor y nada más. Es sólo eso. Es suficiente, es perfecto, es increíblemente genial. Es como si toda la felicidad del universo de concentrara en un beso, en un abrazo, una caricia, una mirada. Cuando los días son perfectos desde un "buenos días, princesa" hasta el "hasta mañana, amor". Es respirar, despacito, saboreando cada soplo de aire, cada inspiración de los dos, cada roce de labios, cada par de ojos que se repiten lo mucho que se quieren. Cada vez que dos manos se dibujan corazones entre sí. Es eso que crece cada día un poquito, es eso que es tan... nosotros.

miércoles, 1 de febrero de 2012

Uno menos. Uno menos. Uno menos...

TIC...
El tiempo pasa. Despacito. Que parece que no avanza. Los segundos se hacen largos. Más largos. Y más todavía. En realidad una parte de ti dice que los segundos siempre duran lo mismo y que si ahora parecen eternos, en dos días volarán. Lo sabes. Disfruta cada segundo que pasa. Los segundos de espera y los que no son de espera. Ambos tienen el mismo derecho a ser disfrutados, simplemente a unos les ha tocado la parte mala, como a un profesor de matemáticas, o algo así. Y ya llegarán, ya llegan, casi, casi los ves. Los segundos que abrazan y besan están aquí mismo. Segundos que parece que se escapan, pero que quedan encerrados para siempre en un par de labios, y de allí no se mueven. Y queda menos para atrapar segundos con los labios, ya no queda nada.
...TAC.