martes, 24 de abril de 2012

Felicidad, Madrid, felicidad.

Ríete, vuelve a reírte otra vez así, que lo echaba de menos. ¿Ves? Has podido, lo sabía. Sabía que podrías porque puedes con todo. Ahora toca cambiar las lágrimas de desilusión por lágrimas de alegría. Te las mereces, te mereces todo. 

Y, sé que a ti no, pero a mí ahora no hay nada que me apetezca más que el bullicio de Gran Vía, los rayos del sol en el estanque del Retiro, un atardecer en el Templo de Debod o una caminata de Atocha a Sol. Me apetece Madrid. Me apetecemos en Madrid.

lunes, 23 de abril de 2012

Surreal.

A saber qué y por qué. A saber qué significa. A saber qué pretendo escribir. Los pensamientos vuelan a la velocidad de la luz, tan rápido que no puedo leerlos, y mucho menos entenderlos. Como miles de lanzas que van de un lado a otro de mi cabeza. Como si estuviese atrapada en una enredadera de esas que, cuando intentas podarla, crece más deprisa. Es todo y nada a la vez. Es pensar en ese todo como algo que va mal, aunque algunas cosas vayan bien. Son ganas de muchas cosas, aunque otras te echen para atrás. Es un "por favor que no llegue" con un "que pase ya". Será abril. Siempre abril. Un año más, abril. Será que se me cruzan los cables. Y todo porque las cosas pasan muy a la velocidad de la luz. Totalmente surrealista.

sábado, 14 de abril de 2012

Puedes, aunque no lo sepas.

Tú puedes. Tal vez seas incapaz de verlo, tal vez tengas demasiadas nubes negras que tapan el Sol, pero yo lo sé, yo lo veo y siempre lo he visto.
Puedes con todo, siempre has podido. Tienes una fuerza que ni te imaginas, eres algo así como una heroína. No sabes la rabia que me da no poder abrazarte cuando lloras por miedo a llorar yo. Pero todo va a pasar, vas a poder con ello, y yo voy a estar aquí para verlo y recordartelo después. Para decirte "pudiste", para demostrarte que pueden robarte este abril, pero el resto de tu vida es tuya. Voy a estar aquí por si crees que vas a fallar. Voy a estar simplemente porque tú siempre has estado, y voy a estar porque te quiero. Porque eres increíble, y porque eres tú.
Y recuerda que "si volviera a nacer, sería contigo, amor" (Vuela libre paloma, de Maná).

lunes, 9 de abril de 2012

Mucho, mucho. Muchísimo.

Volar. Volar alto. Acariciar el cielo, sentir las nubes, respirar el Sol.  Sentir tu mano con la mía, tu piel y mi piel, tus besos y mis besos. Tú y yo, como siempre. Tus "te quiero" con mis "te quiero".
Tu "te quiero".
Mi "te quiero".
Mi "mucho".
Tu "mucho".
Nuestro "muchísimo".
Más, más que eso. Muchísimo más que muchísimo. Para seguir volando, para rozar las estrellas, para empaparnos de nosotros. Lo dicho: te quiero, mucho, mucho, muchísimo.

Make your dreams come true.

Una vez, hace tiempo, abandonaste un sueño a cambio del escudo que te daba tanta seguridad. Ahora ese escudo es de cristal, de papel. Ahora el escudo se deshace. ¿Por qué no vuelves a por el sueño? Tal vez él nunca te haya abandonado, tal vez te siga esperando y tal vez ésta sea la oportunidad, tal vez este sea el momento de ir a por él. Ve a por él. Por ti.

domingo, 1 de abril de 2012

-Buenas noches, amor.

-Que duermas bien, mi vida.
-Sueña con los angelitos, y después conmigo.
-No, sólo contigo, que los ángeles gastan rato de sueños bonitos contigo.
Y hacer como si las noches también fueran nuestras, como si nos esperásemos mutuamente para quedarnos dormidos abrazados, muy abrazados.