viernes, 13 de junio de 2014

Laugh.

De vez en cuando viene bien frenar en pleno desorden. Qué cuesta arriba se ha vuelto todo, y sin embargo el tiempo corre y cae en picado. Parece que todo asfixia, que no deja respirar, y el corazón te late con una fuerza que tú no tienes.

Y de repente todo estalla, y se rompe en una carcajada y brilla. Igual merece la pena... 

Igual merece la pena esta cuerda floja, esta cuerda reducida a un hilo, estas tijeras afiladas que lo amenazan. A lo mejor es cuestión de no bajar los brazos aunque parezcan a punto de partirse.

Puede que cuando el corazón late tan rápido y tan fuerte lo único que pide es que se le escuche. 

"Ríe, por que tu risa
será para mis manos
como una espada fresca".

Pablo Neruda - Tu risa.